Kevin Systrom, con solo 26 años, en 2010 cofundó junto a Mike Krieger, en Silicon Valley, una red social prometedora, novedosa, simple pero que va directamente al “dolor” de los usuarios. Estamos hablando ni más, ni menos que de Instagram. La app que permite subir y compartir fotos y vídeos en línea, con la posibilidad de utilizar filtros y marcos proporcionados por la propia app; la que nació de un experimento y hoy llegó a convertirse en una marca de 1000 millones.

Instagram, es una de las redes sociales más usadas en la actualidad llena de “me gusta”, comentarios e influencers que ha revolucionado la manera de compartir fotos y videos en línea, pero que, al mismo tiempo, ha cambiado la forma de vender y comprar para las marcas y emprendimientos.

Un poco de historia

Kevin Systrom, de origen estadounidense nació en 1983 en Massachusetts en un entorno que sin duda fue el motor para el impulso de tremenda personalidad. Una madre fotógrafa, una red de contactos impresionante dada por la Universidad y su esencia personal inquieta, emprendedora fueron las claves del éxito para que este joven diera origen a Instagram, junto a su compañero, Mike Krieger.

Systrom concurrió a la Universidad de Stanford y se recibió en el año 2006. En aquel tiempo, rechazó una oferta de contratación de Mark Zuckerberg, creador de Facebook, y en su lugar decidió emprender un viaje a Italia para allí pasar un trimestre y profundizar sus conocimientos en fotografía. ¡Increíble, pero así sucedió!

A lo largo de su trayectoria laboral, recorrió diversos empleos. Inmediatamente al graduarse dió sus primeros pasos en Google trabajando con Gmail, Google Calendar, Docs, entre otros productos. Tiempo después decide dejar Google para unirse a Nextstop. Allí consiguió perfeccionar sus habilidades de programación, y Kevin se encaminó a crear su propia aplicación de la mano de su colega Mike Krieger, un ingeniero de software brasileño.  De esta unión, nace Burbn, motivo suficiente para abandonar su trabajo y centrar sus energías en explorar de cerca ese nuevo prototipo, que por entonces era un ensayo, muy prometedor desde la propia óptica de Systrom, ya que podía evolucionar a una empresa. ¡No se equivocó en absoluto!

Burbn comenzó siendo una app de geolocalización muy similar a FourSquare, que posibilitaba a los usuarios diversas acciones en una misma plataforma como registrarse en ubicaciones, hacer planes, colgar fotos, ganar puntos por todo lo publicado y mucho más. Sin embargo, durante un viaje a México, Kevin le preguntó a su novia la razón por la cual no colgaba fotos en Burbn y ella le sugirió que debería agregar filtros para aplicar a las fotos, de esa forma las personas se sentirían motivadas para subir imágenes, ya que serían más atractivas. ¡Ahí estaba el secreto! En este mismo viaje, Systrom, creó el primer filtro, que lo llamo X-Pro II.

En consecuencia, Krieger y Systrom decidieron entonces liberar a Burbn de todas las funciones anexas, excepto la de compartir fotos, ya que era la más usada por los usuarios y por ende la joya de la app que los llevaría al éxito rotundo ¿Por qué?

El usuario busca una aplicación sencilla, simple no un producto tan complicado, la experiencia de usuario directa, clara es la que ganaEl desarrollo de Burbn llevó a la creación de Instagram. 

Seguro te preguntarás ¿por qué Instagram? Esta app puramente visual, revolucionaria que impuso una nueva manera de comunicarnos desde la fotografía y el video, debe se nombre a la unión de los dos conceptos ejes que ofrece la aplicación “cámara instantánea” y “telegrama”. Instagram permite subir una foto/video -cámara instantánea- retocarla con sus propios filtros y escribir un texto corto – telegrama-, eso es, tan simple como la app.

Instagram en números

celular con pantalla de Instagram
Una de las redes sociales más populares de la actualidad es Instagram. Imagen de Unsplash
  • Un mes después del lanzamiento, Instagram había crecido a 1 millón de usuarios. 
  • Un año después, Instagram llegó a más de 10 millones de usuarios. 
  • En abril de 2012, Instagram, junto con 13 empleados, se vendió a Facebook por mil millones de dólares. De acuerdo a varios informes, con el acuerdo, Systrom ganó 400 millones de dólares en función de su participación en el negocio.

Sin duda el éxito llegó antes de lo esperado, pero no los tomó por sorpresa, ellos sabían que estaban creando algo grande, supieron ver la oportunidad.

¿Por qué venimos a hablar de Kevin?

Porque es el mensaje que debe quedar en la retina de todo emprendedor y de aquel que este iniciando su camino, corriendo tras una meta, un sueño, un proyecto, llámalo como quieras, debe ser el de perseverancia, metas claras, conocimiento, fuerte convicción, saber hallar la oportunidad y gestionar los contactos.

En palabras de Kevin Systrom, “Si tienes una idea, comience hoy. No hay mejor momento que ahora para ponerse en marcha. Eso no significa dejar el trabajo y saltar en su idea 100% desde el primer día, pero siempre hay pequeños progresos que se puede hacer para iniciar el movimiento”.

Entonces, ¿cuál es la moraleja?

Entender que la tecnología vino para quedarse y cambiar la vida de todos. Por lo tanto, no sirve mantener el statu quo, hay que innovar siempre, porque de lo contrario te vuelves poco funcional para el mercado.

Las aplicaciones móviles y las redes sociales impregnan nuestra economía, nuestro día a día. Las personas que entienden cómo las tecnologías convierten al mundo real en algo más productivo serán las importantes y las claves del futuro.

Es así como, nos encontramos de cara a emprendedores digitales, como el caso de Kevin Systrom, Mike Krieger, Mark Zuckerberg, cada vez más jóvenes quienes alcanzan el éxito en un lapso de tiempo muy corto porque entendieron el cambio de paradigma. Pudieron comprender que la tecnología llegó al mundo real para forjar algo fructífero socialmente, facilitando la vida del hombre. La tecnología al servicio de la humanidad, pensada, desarrollada y aplicada

El cofundador de Instagram es el símbolo del nuevo modelo de emprendedor del Siglo XXI, el que entiende el efecto de la tecnología en la sociedad y al mismo tiempo muestra que esos sueños que tenemos pueden cumplirse si se persigue correctamente la meta.

Instagram no se queda quieta y desde su inicio viene incorporando nuevas prestaciones. Lo destacable y donde hay que poner el ojo, es que son optimizaciones para mejorar la experiencia del usuario, siempre asociadas a su origen. ¡Veamos algunas!

En el año 2013, añadió el servicio privado de chat para que los seguidores puedan comunicarse entre sí, ya que hasta el momento el vínculo estaba dado por “me gusta” y comentarios.  En junio de 2016, la plataforma pasó de un feed de noticias cronológico a un feed  basado en algoritmos de preferencia. Ese mismo año aparecen en Instagram las “historias”, una manera novedosa de compartir imágenes y videos por 24 horas.  Durante el 2020, una nueva apuesta fue “reels”, una función de la app para competir directamente con Tik Tok. Lo claro es que Instagram innova, avanza siempre escuchando a sus usuarios y analizando lo que el mercado demanda. ¡La posta!

Resumiendo el éxito de Instagram

En simples palabras porqué Instagram fue un éxito, aquí las claves:

Se trata de saber ver la oportunidad real, escuchando e interpretando. No es únicamente lo que se aprende sino el entorno que te ofrece oportunidades y contactos increíbles.

Un espíritu inquieto y amor por lo que se hace.

Instagram resuelve un problema concreto de las personas, publicar fotos con filtros y compartirlas en línea. Para emprender, siempre se debe innovar. El nicho está en hallar la manera de solucionar problemas o de resolver mejor los que ya existen.

Se trata de hacer foco y no abarcar más de lo necesario. Ofrecer un diferencial.

Como dice Kevin Systrom “Centrarte en algo y hacerlo realmente bien, te puede llevar muy lejos”.  Entonces, el camino está en innovar sobre lo existente y centrarse en responder al dolor del usuario de un modo simple, acorde a sus necesidades. ¡Le funcionó a Instagram, que estas esperando para aplicarlo vos!

¿Qué opinas de esta historia?  Nos encantaría saber qué opinas.